miércoles, 19 de noviembre de 2008

Feudalismo hipotecario

Con la desintegración de la autoridad central y al caos social que surgió tras el fin del imperio romano, se fue implantando progresivamente el feudalismo desarrollado plenamente desde el siglo X. La figura del emperador y el senado se sustituye por una jerarquía de hombres poderosos, regidos por el nuevo sistema de vasallaje y la división territorial en feudos.

Actualmente, la perdida de poder de los estados frente a las grandes multinacionales que operan bajo el escenario de la globalización económica, se hace cada vez más patente. Con la nueva crisis financiera, ocasionada por una especulación sin precedentes, las grandes corporaciones bancarias que alimentaron un crecimiento económico, que les reporto importantes beneficios, se encuentran ahora que el riesgo que han asumido les pasa factura y ponen encima de la mesa un órdago que se tienen que comer los estados y todos los contribuyentes.

El rescate del sistema bancario, ánima a otras multinacionales que victimas de la caída del consumo motivada en gran medida por la restricción del crédito, ponen encima de la mesa los puestos de trabajo de sus empleados, exigiendo también un plan de rescate.

Y quizás en cualquier momento llegue el gran esperpento y de los bolsillos de los contribuyentes que vayan quedando, salga un rescate a las grandes petroleras que ven como el precio del petróleo se desploma.

Mientras tanto, los siervos de la economía global tiemblan cada vez que estornuda una multinacional, ya que con cada estornudo miles de trabajadores pierden su empleo y sus recursos para pagar el “censo” (arriendo) al amo sus casas (el banco), que mediante contrato feudal (escritura hipotecaria) controla que sus vasallos paguen bajo la amenaza de perder el feudo (la casa). Soñando, cuando consiguen dormir, con liberarse de las hipotecas al igual que antaño los siervos se libraron de sus contratos feudales.

Y mientras el feudalismo hipotecario se tambalea, los gobernantes de los países se van de cena a la casa blanca para observar a su vuelta, como la confianza de los inversores en las medidas tomadas se refleja en la caída de los índices bursátiles.

Video del programa humorístico inglés "The Last Laugh", en el que se explica en clave de humor negro las razones de la crisis económica.