domingo, 20 de marzo de 2011

LOS TOMAHAWK DE MOODY’S Y OTRAS AGENCIAS DE CALIFICACIÓN.



"En el mundo hay dos superpotencias: EE UU y Moody's. EE UU puede destruirte arrojando bombas y Moody's degradando tu solvencia. No está claro quién tiene más peligro"

Thomas Friedman

Pero, todavía tiene solvencia Moody's.

Si bien el agujero de nuestra banca parece un agujero negro, he de reconocer los esfuerzos del Banco de España para meter en vereda a algunos de nuestras entidades financieras que agotaron sus fuerzas en una orgía crediticia en la que participaron sin precaución ninguna, fornicando con políticos y grandes constructoras, mientras se enriquecían personalmente al cobrar incentivos por inflar sus cuentas de resultados.

Personalmente en el aspecto del rescate de la banca cada vez soy más escéptico y mi punto de vista es  cada vez es más neoliberal, en el aspecto de que si se arriesgaron demasiado, el paracaídas solo debería cubrir a los inversores y no a los especuladores.

En mi humilde opinión, lo que se ha hecho es trasladar el problema de la banca a todos, manteniendo sus cuentas de resultados al cambiar el endeudamiento privado por el publico y financiando su reestructuración con un dinero que el Estado no tiene y que tiene que pedir prestado con el permiso de Moody’s y otras agencias de calificación que no fueron capaces de acertar ni una sola vez con Lehman Brothers y que bautizan nuestra deuda con tres letras y apuestan a que nos hundiremos lastrados por el coste de la reestructuración de nuestro sistema financiero.


Personalmente aprendí a no fiarme de las recomendaciones ajenas cuando hay dinero por el medio, y aunque el análisis de las inversiones es algo que se debe de hacer, las cuentas que presentan muchas entidades distan en muchos casos un abismo de la realidad, convirtiéndose su análisis en una labor detectivesca.

Pero si tengo que elegir entre la opinión de Moody’s y la del Banco de España, me quedo con la del Banco de España, y como ciudadano de este país, aunque critico con la situación que vivimos, prefiero que los tomahawks se los manden a Gadafí y Moody’s que se guarde los suyos para quien los quiera recibir, ya que espero encarecidamente que los planes de Bruselas de crear una "Fundación Europea de Calificación Crediticia completamente independiente", en un máximo de cinco años prosperen y la calificación crediticia se convierta en algo más serio.

martes, 15 de marzo de 2011

LA ONU, LA OTAN Y LA LIGA AREABE ESPERARAN A QUE EL GENOCIDA GADAFI LIMPIE CASA POR CASA PARA PEGARLE UN TIRÓN DE OREJAS.



Pensamos que si algún día nos vienen a exterminar bombardeando nuestras casas con aviones de combate, o que si usan armas químicas contra nosotros, o que si nos matan a machetazos, o que si vienen a violar a las mujeres al lado de cuarteles de cascos azules, la ONU vendrá a impedirlo. Pues NO, primero se tienen que consumar los crímenes, de nada vale que alguien diga que va a masacrar a su pueblo si no se han dejado pudrir los cuerpos en alguna fosa común durante un tiempo.

Y es que tenemos ya muchos ejemplos, de la ineficiencia de la ONU, destacando:

El Genocidio de Srebrenica donde murieron aproximadamente unas 8.000 personas [en julio de 1995, bajo el mando del general Ratko Mladić, en una zona previamente declarada como "segura" por las Naciones Unidas ya que en ese momento se encontraba bajo la supuesta protección de 400 cascos azules.

El Genocidio de Ruanda en 1994 cuando los hutus masacraron a 800.000 tutsis y el posterior genocidio del Congo que dejaría el trágico saldo de 3.8 millones de muertos, y que constituye el mayor fracaso de la ONU, que se limito a emitir una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, considerando el genocidio ruandés como un grave atentado contra la paz y la seguridad internacional, y a crear un Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

Por eso aconsejo a los Libios que corran, que escapen como puedan, que no confíen en que se decretara una zona de exclusión aérea que impida que su presidente bombardeé sus ciudades, que vivan hoy para luchar mañana si las circunstancias son más propicias, porque a ONU les abandona a su suerte, porque los genitales de más de uno parecen estar en los tambores reales donde los jefes tutsis del siglo XVI colgaron los genitales de los derrotados hutus para humillarlos y recordarles quien mandaba, ya que lo que esta claro es que nadie tuvo ni tiene el coraje para detener al asesino derriba aviones y genocida de su pueblo Gadafi.

Ave, Gadafi, morituri te salutant

lunes, 14 de marzo de 2011

LA MINIMIZACIÓN DE LOS DESASTRES Y LOS AGUJEROS NEGROS DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL



Cuando el 26 de abril de 1986 aconteció el accidente nuclear más grave de la historia, las autoridades de la URSS minimizaron en un primer lugar la gravedad de los hechos y no fue hasta el 14 de mayo cuando el secretario general Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso informe en el que reconocía la magnitud de la tragedia.

Ya en España, cuando el 19 de noviembre de 2002 el petrolero monocasco Prestige se fue a pique con 77.000 Tm de fueloil a 250 Km de la costa española, el Vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy y portavoz del Gobierno, afirmaba el 23 de noviembre que “no es en ningún caso una marea negra, se trata sólo de manchas muy localizadas”, y el 5 de diciembre de 2002 que parecen salir del petrolero unos pequeños hilillos con aspecto de plastilina. Por otra parte es destacable que el Prestige ya era un enfermo terminal y desde 2001 corría el riesgo de hundirse por fallos en su estructura. En este siniestro el capitán se negó durante horas a ser remolcado con el objetivo de ganar tiempo y dinero, a la espera de obtener un remolque más barato.

Y ahora le toca a Japón en una tragedia nuclear que todavía esta por escribirse, en la cual la central nuclear de Fukushima parece una bomba de relojería en la cual sus reactores parecen alternarse para saltar por los aires. Además la planta nuclear en Tokai, a 120 kilómetros de Tokio tiene problemas de refrigeración, tras el fallo de dos de sus tres generadores eléctricos. Sin embargo en este caso las autoridades dicen enfrentarse "la crisis más grave desde la II Guerra Mundial", quizás Japón que se anticipo a la crisis financiera internacional con una década perdida con origen en una burbuja que se produjo en los precios de los inmuebles y las acciones durante los años ochenta y que estalló de forma progresiva en los primeros años noventa, halla aprendido a no minimizar los problemas, ya que para solucionarlos hay que ser plenamente consciente de su magnitud.

Y es que aquí en España, con un presidente que hasta hace no mucho negaba la crisis y que ahora ve brotes verdes por todos lados, con una oposición basada en echar leña al monte en llamas, y con unas entidades financieras que intentan tapar la magnitud del problema que tienen, difícil solución tenemos a un problema que algunos ni tan siquiera parecen ver.Tal es así que no se entiende como hasta hace poco nuestros sistema financiero ya parecía estar saneado con las fusiones de las cajas, para al poco tiempo cifrar la Vicepresidenta Elena Salgado las necesidades financieras de nuestras entidades en 20.000 millones para ser corregida al poco tiempo por la agencia de calificación Moody's que considera que el coste total de reestructurar el sector financiero probablemente se acercará a los 40,000-50,000 millones de euros, y eso en un escenario no muy pesimista elevando las necesidades de recapitalización en un escenario de mayor tensión hasta los 110,000-120,000 millones de euros, datos que corregía el Banco de España por la tarde estimando las necesidades de reestructuración de las entidades financieras en 15.152 millones.

Y así perdidos estamos en un mar de cifras, en un agujero negro financiero de proporciones desconocidas, navegando en un buque monocasco con fallos en su estructura que consume ingentes cantidades de recursos públicos, con un modelo energético ineficiente, navegando en aguas turbulentas por no decir en medio de un Tsunami, y minimizando siempre minimizando, en lugar de abordar el problema real entre todos,  y cambiar de una vez por todas el casco de un barco dañado por un nuevo casco más sólido, en el que podamos navegar sin miedo a irnos a pique, en el que nuestro capitán gocé de nuestra confianza, los oficiales sean ejemplos a seguir y eso si navegando más lentos pero más seguros, porque todos sabemos como un Titanic con fallos estructurales se estrello contra un iceberg cuya fisonomía bien pudiera parecerse a un grafico de cualquier burbuja de la que a tanto nos gusta subirnos.




 



miércoles, 9 de marzo de 2011

!PELIGRO BURBUJA Y CRISIS ALIMENTARIA!



Por sus manos pasa la mayoría de los alimentos que usted pueda imaginar. Cargill es una de las cuatro compañías que controlan el 70 por ciento del comercio mundial de comida. Mientras el mundo se enfrenta a la mayor crisis alimentaria en décadas, ellos hacen caja ‘leyendo los mercados’… Así funciona.”

Cargill fue fundada en 1865, siete de los descendientes de los fundares que se sientan en el consejo de administración están en la lista Forbes de los más ricos del planeta, con fortunas que rondan los 7000 millones por cabeza, tiene 131.000 empleados repartidos en 67 países, con unas ventas anuales de 120.000 millones de dólares que cuadruplican la facturación de Coca-Cola y quintuplican la de McDonald’s, y sus cuentas superan la economía de Kuwait, Perú y otros 80 países.

Los precios de los alimentos básicos se han disparado en el último año: el trigo, un 84 por ciento; el maíz, un 63, y el arroz, casi un diez; los tres cereales que dan de comer a la humanidad. Son máximos históricos, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Por encima de los que en 2008 causaron revueltas en 40 países y condenaron a la hambruna a 130 millones de personas. Y los precios seguirán subiendo, pronostica Financial Times. «El coste de los cereales es crítico para la seguridad alimentaria porque es la materia prima de referencia en los países pobres. Si los precios continúan elevándose, habrá más algaradas.»

Las razones son múltiples. Un cóctel de sequías, malas cosechas y especulación. Pero los ganadores son muy pocos. Y entre ellos están las mastodónticas empresas que controlan el comercio mundial de cereales. Cargill ha triplicado sus beneficios en el último semestre y sus ganancias superarán los 4000 millones de dólares, récord alcanzado en 2008 en el río revuelto de la crisis alimentaria. La compañía apostó a que la sequía en Rusia, uno de los grandes productores mundiales, obligaría a Vladimir Putin a prohibir las exportaciones para asegurar el consumo interno. Y acertó. «Hicimos un buen trabajo ‘leyendo los mercados’ y reaccionamos con rapidez», explicó una portavoz de Cargill. ¿En qué consiste esa reacción? En esencia, se trata de jugar al Monopoly comprando cosechas en el mercado de futuros, en ocasiones antes de que se plante una sola semilla. Y moviéndolas de un lugar a otro del planeta, allá donde resulte más rentable.

Las grandes cerealeras basan su poder en el control de las redes de distribución. Silos, almacenes, ascensores de grano estratégicamente situados en los tendidos ferroviarios, flotas mercantes transoceánicas... No poseen la tierra. Prefieren que los agricultores corran el riesgo de perder la cosecha. Si hay abundancia, las compañías hacen acopio y esperan. Si un desastre climático arruina la producción en un lugar del mundo, tienen la capacidad para transportar los excedentes desde otros lugares, por lejos que estén.

Es un juego arriesgado. Rusia, por ejemplo, suministraba a Egipto y otros países árabes. Cargill vio venir el desabastecimiento antes que nadie -por algo tiene un servicio de inteligencia que han comparado al de la CIA: utiliza satélites de comunicación, sensores de clima y un ejército de informadores y ‘ topos’ en los gobiernos- y se adelantó a sus competidores: las también estadounidenses Archer Daniels Midland (ADM) y Bunge y la francesa Louis Dreyfus. Estas cuatro firmas -todas, centenarias, familiares y muy reservadas- controlan en torno al 70 por ciento del comercio mundial. Así que Cargill acaparó trigo de otros productores para colocarlo en los puertos del norte de África y apretó las clavijas en el precio. Negocio redondo. Solo que el pan subió en todo el Magreb y el espectro del hambre se sumó al ansia de libertad. La mecha de la revolución estaba preparada para que Facebook la prendiese.

Para apagarla, algunos países árabes han incrementado sus importaciones de trigo, como Argelia y Arabia Saudí. Ejemplo que han seguido otros gobiernos, como el de México, escarmentado por la reciente crisis de las tortillas y donde grupos de desesperados armados con piedras y machetes asaltan los trenes cargados de cereal y los saquean, a razón de 35 toneladas cada mes. Pero acumular reservas provoca que los precios sigan al alza. Pura ley de la oferta y la demanda. Y la demanda no deja de crecer. Porque la población mundial aumenta y porque la emergente clase media china e india come cada vez más y mejor. Las inundaciones en Australia y Paquistán también han contribuido a que escasee el grano. Las reservas mundiales actuales totalizan 432 millones de toneladas, lo que equivale a solo 70 días de consumo, que bajarán a 64 en primavera.

«Hemos entrado en un terreno peligroso. El precio mundial combinado de cereales, grasas vegetales, productos lácteos, carne y azúcar lleva seis meses consecutivos subiendo y ha superado los niveles del último pánico alimentario. Y todavía hay margen para que se encarezcan mucho más si la ola de calor en Argentina se convierte en sequía, o si Ucrania y Rusia vuelven a tener malas cosechas», explica Abdolreza Abassian, economista jefe de la FAO. El Banco Mundial prevé que los precios elevados se mantendrán al menos hasta 2015. Hay quien va más allá y considera el cambio climático otro factor inflacionario. Algunos expertos estiman que por cada grado que aumente la temperatura se perderá un diez por ciento de la producción agrícola. «La era de los alimentos baratos ha terminado», sentencia Gonzalo Fanjul, de Intermón Oxfam. La cesta de la compra en América Latina ya se ha encarecido un 45 por ciento desde el verano. Y el relator especial de la ONU en derecho alimentario, Jean Ziegler, considera un «genocidio silencioso» que cientos de millones de toneladas de cereal se quemen como biocarburantes.

Con estas perspectivas, que los especuladores entrasen a saco en el mercado de materias primas y hayan convertido la Bolsa de Chicago -el parqué de referencia en materias primas- en un casino donde las fichas son habas, granos y frijoles estaba cantado. Es algo que viene sucediendo desde que estalló la crisis financiera en 2007. La burbuja inmobiliaria y crediticia es ahora una burbuja alimentaria. Según la desaparecida consultora Lehman Brothers, alrededor de 270.000 millones de dólares habrían emigrado de Wall Street a la caza de chollos en los contratos de futuros de Chicago, cuyas ganancias se han disparado un 65 por ciento en el último año. Bancos de inversión, fondos de pensiones y de alto riesgo (hedge funds) se están dando un festín a costa del hambre de millones de personas. Se aprovechan de mecanismos tan sofisticados que les permiten apalabrar compraventas descomunales desembolsando un porcentaje muy pequeño del valor de mercado. «¿Cómo es posible que un especulador pueda adquirir el 15 por ciento de la producción de cacao sin pagar un céntimo para revenderla después?», se preguntaba, escandalizado, el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Hoy, el mundo les pide que estén a la altura de las circunstancias. Pero el negocio es el negocio. Hay un dicho en Argentina: «Bunge le da al campesino crédito, le vende la semilla y le compra el grano. Y cuando la cosecha está lista, le vende la soga para ahorcarse». Por eso, algunos organismos piden que se cree una reserva mundial de grano de la que puedan echar mano los gobiernos cuando haya escasez y que, además, sirva para estabilizar los precios. Porque esta vez, advierte la ONU, además de condenar a millones de personas a no poder llenar el estómago en los países desfavorecidos, todos notaremos en mayor o menor medida las consecuencias de la burbuja alimentaria.

lunes, 7 de marzo de 2011

SEÑALES Y LIMITES DE VELOCIDAD DE UNA ESPAÑA EN CRISIS

Cuando pensábamos que podíamos circular a 120 resulta que nos lo prohíben y nos limitan la velocidad a 110 km/hora



Pero la realidad es que en España viajamos a 30 Km/hora y con baches.


.






Y ante la inoperancia de nuestros políticos en una sola dirección obligatoria.



Primero especulan con la vivienda financiando la burbuja inmobiliaria y luego nos echan de nuestras casas pagándonos menos del importe del valor de la tasación.





Y ahora con el IPC desbocado subiendo principalmente en alimentación y carburantes no podremos dentro de poco ni desplazarnos ni comer.


Es mejor que nos prohiban pensar, así viviremos felices en la ignorancia.

miércoles, 2 de marzo de 2011

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA E INCREMENTO DEL CONSUMO

Con casí 4.300.000 parados la cifra más alta desde 1996, fecha desde la que se tienen datos disponibles y despues de penalizar el consumo con la subida de los impuestos sobre el consumo (IVA), el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha señalado hoy que si se lograra reducir la cifra de ahorro que actualmente roza el 18% de la renta bruta disponible en dos puntos durante 2011 -al 16%, en línea con Alemania-, supondría un impacto del 1% en el crecimiento de la economía española, ya que no hay que olvidar que el consumo privado aporta algo más del 50% al Producto Interior Bruto (PIB) español.



Quizas desde Economia deban de dar cursillos de como aumentar la obsolescencia programada para aumentar el consumo, con el permiso de Sinde dejo un enlace para el Sr. Campa, quizas pueda extraer algunas ideas de como aumentar el consumo.

"Nuestro papel parece limitarse a pedir créditos y comprar cosas que no necesitamos."

"Nuestra sociedad esta dominada por una una economia de crecimiento cuya logica no es satisfacer las necesidades sino crecer por crecer."

"Si la gente no compra la economia no va a crecer."

"La obsolescencia programada ha definido nuestras vidas desde los años 20 cuando los fabricantes empezaron a acortar la vida de los productos para aumentar las ventas."