lunes, 1 de diciembre de 2008

Itinere, un viaje al otro lado del Atlántico

Cada vez se entiende menos de esta crisis financiera en la que solo los bancos pueden ser rescatados. Si bien, no es conveniente la quiebra de estos, principalmente porque tienen depósitos de los ciudadanos. Lo que no es muy comprensible, son operaciones como la compra de Itinere por Citigroup por un montante de 7.887 millones cuando el gobierno americano le inyectara 15.500 millones de euros para evitar su desplome. ¿Quizás con lo que le sobra puede tomar alguna participación en Repsol? o ¿Quizás habría que vigilar que no se compre con dinero publico de otros países empresas españolas? o ¿O quizás sea una operación acordada entre estados para evitar que Sacyr tenga que vender Repsol a Lukoil?

Si la respuesta a la primera pregunta, es que el dinero de los contribuyentes americanos se dedica directamente a la compra de Itinere, seria difícilmente comprensible. Pero si la compra la realiza Citi Infraestructure Partners, un fondo de Citigroup, y solo paga 2.874 millones de euros provenientes de sus fondos propios y los restantes 5.013 millones de euros son en concepto de deuda neta asumida, y si tal y como se dice en el informe anual de Itinere, es la cuarta empresa del mundo en su sector, con el crecimiento más rápido, y es el grupo más rentable de Europa por margen de Ebitda obtenido en relación a los ingresos y con un beneficio neto atribuible de 41,2 millones de euros, entonces es más fácilmente comprensible ya que probablemente compense otras inversiones de Citigroup en otros activos ahora llamados tóxicos.

Menuda, liada que tenemos con la economía global, la refundación del capitalismo y la crisis financiera. Mi licenciatura en Empresariales, se queda corta para comprender semejante berenjenal. Los americanos nacionalizando bancos, los rusos intentando controlar la distribución energética de Europa con el apoyo financiero de bancos europeos y los españoles, al no tener en el gobierno un partido conservador como en los Estados Unidos, que pueda nacionalizar o tomar participaciones en empresas privadas sin ser llamado comunista, vendiendo a intereses extranjeros nuestras empresas más rentables.

Localmente, y en los que nos afecta principalmente a los usuarios de la autopista, tendremos que ver si los intereses de un fondo de inversión de Citigroup coinciden con las necesidades de ampliación del puente de Rande, algo que dudo.



El puente de Rande servido en bandeja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario