miércoles, 4 de febrero de 2009

Encadenando frases celebres

Las frases celebres son muchas veces lo que hace que un personaje sea recordado durante muchos siglos. Veamos algunos ejemplos de frases celebres:


­ "El dinero es como el estiércol: no es bueno a no ser que se esparza".
Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

­ "Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover".

Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

­ "El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse".

Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

­ "La crisis es un estado de ánimo".
José Luis Rodríguez Zapatero (Valladolid, 1960). Presidente del Gobierno desde 2004.

­ "Las reducciones de empleos van a ser inevitables, por lo que parecen también inevitables reacciones sociales violentas contra el capitalismo".

Conclusión del Foro de Davos donde participaron alrededor de 2 500 ejecutivos del sector económico y representantes de la opinión pública mundial, entre ellos 40 líderes políticos.

"El que espera, desespera".
Refrán español.

Juguemos ahora a encadenarlas a ver que resultado obtenemos.

“Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover”, siendo esta una de las principales causas del apalancamiento de la economía, ya que cuando la sombra de la crisis se empezó a vislumbrar muchos bancos se anticiparon y nos precipitaron hacia ella, no renovando pólizas de crédito que antes incluso permitían exceder con cuantiosas comisiones y limitando y seleccionando el papel llevado para descontar, cuando antes te llamaban del banco para que les llevaras papel no importando los limites ni el librador.

La parálisis de sistema económico fruto de la desconfianza, ya no solo de los bancos con las empresas y ciudadanos susceptibles de engrosar las filas del paro, sino entre ellos mismos motiva que tengan que intervenir los gobiernos para que se presten dinero entre ellos y los canalicen hacia la economía real. Con este panorama podemos asegurar entonces que “el dinero es como el estiércol: no es bueno a no ser que se esparza”.

Si bien es cierto que “la crisis es un estado de ánimo”, también es cierto que es mucho más que eso y si no que se lo digan a los millones de trabajadores que se están quedando sin empleo por todo el mundo. Y si de encontrar un nuevo empleo se trata “el que espera, desespera”, ya que aunque los parados van tirando con paros y subsidios se desesperan viendo como estos se consumen antes de encontrar un nuevo empleo.

Con lo cual no hace falta ser una de las mentes privilegiadas que van al Foro de Davos para asegurar que “las reducciones de empleos van a ser inevitables, por lo que parecen también inevitables reacciones sociales violentas contra el capitalismo”

Lo único que nos pude servir de consuelo es que tras la incapacidad generalizada para parar esta debacle tendremos éxito y saldremos de la crisis y que como dice Winston Churchill, “el éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”. El problema es que cuando los fracasos no consiguen frenar el número de parados “el que espera, desespera” y ya sabemos que esperar cabrea, y si es por un trabajo que no llega cabrea más, y si son muchos los cabreados tendremos disturbios, y veremos si no se para la escalada del paro si los civilizados gobiernos occidentales no tienen que sacar los tanques y el ejercito a la calle para controlar a las masas.

2 comentarios:

  1. "...y veremos si no se para la escalada del paro si los civilizados gobiernos occidentales no tienen que sacar los tanques y el ejercito a la calle para controlar a las masas."

    ResponderEliminar
  2. Bueno de momento estamos siendo bastante civilizados, es increíble la capacidad de adaptación que tenemos a la miseria que nos están imponiendo. Afortunadamente, los tanques no se están sacando aquí y tras los intentos fallidos de guerra en Egipto y Túnez, estamos usando a Libia para ver el sufrimiento que puede acarrear la rebelión contra el poder establecido.

    ResponderEliminar