miércoles, 23 de septiembre de 2009

EMPRESAS DE CARTON PIEDRA


Si hace unos meses fueron los “brotes verdes”, ahora tenemos las empresas de “cartón piedra”. Es increíble el nuevo vocabulario que nos deja esta crisis. Me pregunto si la Universidad se adaptara y enseñara a sus nuevos alumnos de Administración de Empresas la nueva jerga empresarial.

Y así de esta manera con gran desparpajo, el Sr. Presidente del Gobierno, se refiere a las empresas que han cerrado diciendo que "Parte del tejido empresarial que se ha destruido es de cartón piedra, por lo que, en efecto, lo que se necesita es una reforma empresarial más que una reforma laboral".

Seria muy deseable conocer en que debe consistir esta reforma empresarial, pero lo que si sabemos es que es necesaria una reforma laboral, empezando por las administraciones públicas donde la tasa de temporalidad supera el 25%, superando ya al sector privado.

Y volviendo a las empresas de cartón piedra, esas mismas que contribuyeron al crecimiento de la economía y engrosaron la arcas estatales vía impuestos cuando la marea subía, esas mismas que empleaban a todos los nuevos parados que tenemos hoy en día, esas mismas que contribuyeron a que Zapatero ganase otras elecciones al presumir de cifras de crecimiento económico, lo que me pregunto es ¿por qué no se regulo antes para que el crecimiento fuera más sostenible pero menos rápido?

Es como si nuestros políticos se pusieran una venda en los ojos para escuchar un CD de Mozart, trasladándose imaginariamente a un auditorio donde el propio maestro deleita sus oídos, aún a sabiendas de que cuando éste finalice tendrán que quitarse la venda y ver el patio de su casa.

Y como esta ahora el patio de casa, con un gobierno dando bandazos, defendiendo la improvisación en medidas relativas a las prestaciones de los parados, y amenazando con penalizar el consumo con más impuestos, y con oposición que cuando gobernó hincho el globo todo lo que pudo, para ahora lavarse las manos y aprovechar la coyuntura económica para linchar al gobierno, eso si sin mojarse demasiado en concretar propuestas para reactivar la economía.

Como sigamos así en vez de empresas de cartón piedra deberíamos hablar de políticos de cartón piedra, montar un espectáculo de títeres con ellos y que por lo menos nos diviertan con un espectáculo de tortas y despropósitos.

4 comentarios:

  1. La cuestión es quitarse responsabilidades de encima,muy latino. Es verdad que hay empresas que tienen un producto caduco, unas organizaciones defasadas y algunas sobrevivian por centrarse en los salarios bajos via inmigración...todo bajo una visión empresarial y tambien gubernamental de corto plazo, que mientras se podrian apalancar financieramente enmascaraban bien la realidad. Pero por otro lado tambien es verdad que hay empresas con un esfuerzo detras considerable para mejorar procesos, innovar, investigar que si tuviesen mas incentivos como los que realiza el gobierno finlandes, serian las empresas que crearian empleo, pero en nuestro pais hay varios estrangulamientos que no dejan avanzar.

    ResponderEliminar
  2. Faltan los incentivos al empleo. Mutiplicar el empleo en empresa que están en la salida de la carrera. Mas pragmatismo.No a las viejas practicas que fomentan la tensión,denominar a las empresas de cartón piedra es otra frivolidad.. No se debe estigmatizar a los empresarios,tal como decia hace un par de semanas el catedratico J.Muns.

    ResponderEliminar
  3. Hay que hablar menos de cara a la galería y dejar de lado las frivolidades, ni brotes verdes, ni empresas de cartón piedra. Lo que tenemos es una situación muy complicada y nuestros políticos, banqueros, sindicatos y patronal, se pasan la patata caliente y no son capaces de llegar a acuerdos para reactivar la economía.

    La caída de empresas demasiado apalancadas se debe en parte a la caída del consumo provocada en parte por restricciones a la financiación de empresas y particulares, en otra parte al estado de pánico de los consumidores y en también por los otros factores que comentas. Lo que me preocupa es que tras unos primeros intentos de reactivar el consumo que se hicieron tarde, mal y arrastras, con ayudas como las de la automoción, ahora el gobierno penalizará el consumo con una subida de impuestos para pagar prestaciones y gastos sociales.

    Entiendo que haya que afrontar gastos sociales, pero entendería más que se creara empleo más sostenible. También podría entender que el estado interviniera en algunas constructoras haciéndose cargo de promociones a medio terminar para dedicar los pisos no vendidos a viviendas de protección oficial, de esta manera se podría mantener parte del empleo e inyectar un poco de liquidez a unas constructoras que en su caída arrasan cualquier brote verde. No se puede dejar caer a plomo un sector como la construcción mientras se rescata a los que financiaron ese crecimiento para que luego se queden con las viviendas que manejaran no como casas para que viva la gente, sino como activos de sus balances, que en muchos casos mantendrán en stock esperando una revalorización.

    Hay que invertir en la generación de empleo de calidad y sostenible. Entendería más una subida de impuestos para sufragar mejoras en la sanidad y la justicia.

    También se deberían apoyar más proyectos empresariales más innovadores desde la administración, ya que en España hay muchos inventores y empresarios con buenas ideas que no pueden llevarlas a cabo por falta de apoyos.

    ResponderEliminar
  4. Jose Ramon, interpreto la situación de la misma forma, creo que hay varios bancos y algun inversor que tensa la cuerda esperando "oportunidades o gangas" unos vendiendo los pisos a su manera y otros reteniendo. Tambien hay excepciones de bancos con moratorias y que colocan su "stock" de pisos con un alquiler propocionado y obligados a refinanciar deudas...La diferencia es entre el que puede aguantar y el que no puede aguantar, por esto hay diferencias entre los intereses de la gran patronal y pymes. Tal como dices acabar las obras paralizadas es una opción para venderlas como alquiler con opción a compra. El tapón o cuello de botella de la construccion puede costar 5 años en "desastascarse"...Esta claro que el transito hacia otro modelo productivo costara una decada, los trabajadores expulsados de la construccion necesitan un reciclaje, mientras hay que adoptar medidas temporales de ajuste y reformas. Al igual que a ti me preocupa la falta de entendimiento entre actores sociales, no se cual es para ellos el limite de deterioro de la situación para empzar a pactar soluciones viables. Es verdad que hay indicadores en los cuales hemos tocado fondo, pero no en los mas importantes: crecimiento PIB; inversión y consumo.http://serviciosweb.meh.es/APPS/DGPE/TEXTOS/pdf/resumen0espa.pdf
    saludos.

    ResponderEliminar