miércoles, 7 de octubre de 2009

EXPRIMIENDO LA TETA HIPOTECARÍA


Me ha llamado la atención un artículo de la Voz de Galicia titulado “Un avance científico hunde el precio de la leche”, en el su autora Victoria Toro nos cuenta como con la utilización de un método de alta tecnología se hizo posible una selección de espermatozoides de los toros para que las vacas lecheras fecundadas parieran muchas más hembras que machos, pasándose así de un 48% de hembras a un 90%, rompiéndose así con el equilibrio natural. El resultado de este experimento ha llevado casi a la ruina al sector lácteo al generarse tantos excedentes que han provocado caídas en los precios entorno a un 50%.

Si en vez de hablar de vacas, hablamos de pisos y casas también nos encontramos con una sobreoferta de viviendas generada por la ruptura de otro equilibrio natural. Este equilibrio se rompe cuando la vivienda deja de ser un bien de primera necesidad para vivir y formar una familia, a utilizarse como un activo de alta revalorización sujeto a una alta especulación.

Independientemente de la alta asunción de riesgos por las entidades financieras, el continuo incremento de los precios de las viviendas alimentado por las facilidades crediticias tanto a promotores como a los particulares atenta contra todo equilibrio natural. Las condenas a hipotecas perpetuas que necesitan alimentarse de dos sueldos para mantener las cuentas familiares en positivo, la inestabilidad e inseguridad laboral y el aumento de las separaciones y divorcios hacen que la posesión de una vivienda sea una tarea titánica.

Si siglos atrás los siervos se ataban a las tierras mediante contratos feudales de por vida
en los cuales el señor podía arrebatarle el feudo a su vasallo si éste incumplía sus obligaciones, la hipoteca se ha constituido en el nuevo instrumento vasallaje.

Y así volviendo a las vacas nos encontramos que donde no había vacas que ordeñar se han creado con créditos y donde las había se exprimen cada vez más sus tetas hasta reventarlas so amenaza de ser expulsadas del establo con sus terneros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada