lunes, 16 de noviembre de 2009

¿En qué medida estuvo el sistema bancario estadounidense cerca del colapso?

Paul Kanjorski (congresista demócrata por Pensilvania y presidente de Subcomité de Mercados de Capitales) ofreció en la televisión un melodramático relato del inminente cataclismo de los bancos estadounidenses en la estela de la quiebra de Lehman. Las afirmaciones de Kanjorski eran una repetición de un relato de los acontecimientos que le habían hecho secretario estadounidense del tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Bernard Bernanke:

El jueves 18 de septiembre, a las 11 de la mañana, la Reserva Federal advirtió una enorme disminución de las cuentas del mercado monetario en Estados Unidos; dinero por valor de 550.000 millones de dólares fue retirado en cuestión de una hora o dos. El Tesoro abrió su ventanilla para ayudar e inyectó unos 105.000 millones de dólares en el sistema, pero pronto se dio cuenta de que no podía detener la marea. Estábamos teniendo una afluencia masiva electrónica a los bancos. Las autoridades decidieron suspender las operaciónes, cerrar las cuentas monetarias y anunciar una garantía de 250.000 dólares por cuenta, de manera que no se produjera más pánico.

Si no lo hubieran hecho, estimaban que a las 2 de esa tarde habrían sido retirados 5,5 billones de dólares del sistema del mercado monetario de Estados Unidos, y esto habría colapsado toda la economía de Estados Unidos, y en veinticuatro horas se habría desplomado la economía mundial.
Habría sido el fin de nuestro sistema económico y de nuestro sistema político tal y como lo conocemos.
Por exagerados que parezcan los detalles, es indudable que el pánico se apodero del Tesoro y de la Reserva Federal en el momento de hundimiento de Lehman. Sin un plan completo de rescate “puede que el lunes no tengamos economía”, dijo el presidente de la Reserva Federal, Ban Bernanke, al Congreso el jueves 18 de septiembre. Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, declaró que “desde el inicio de la primera guerra mundial nuestro sistema bancario no había estado tan cerca del colapso.

Extracto del libro: El Regreso de Keynes de Robert Skidelsky

No hay comentarios:

Publicar un comentario