viernes, 18 de diciembre de 2009

SAMUELSON, LOS DESEQUILIBRIOS Y LA ENTROPÍA ECONÓMICA


El 13 de diciembre falleció a los 94 años Paul Samuelson, premio Nobel de Economía en 1970 por su desarrollo de la teoría económica estática y dinámica, y por haber “hecho más que cualquier otro economista contemporáneo para aumentar el nivel de análisis científico de la teoría económica”.


Considerado como uno de los fundadores de la economía neoclásica moderna, obtuvo su grado en Economía en la Universidad de Chicago, donde tuvo grandes discusiones con Milton Friedman, fundamentalmente en el ámbito del rol del Estado en la actividad económica. Se doctoró en la Universidad de Harvard, en un tribunal en el que figuraba Joseph Schumpeter, y posteriormente fue nombrado profesor de economía del Instituto Tecnológico de Massachusets. Su tesis doctoral para la Universidad de Harvard se conoce hoy con el título de Fundamentos del Análisis Económico, y es una obra clave para el estudio de la economía. También escribió un manual de economía para superar los problemas financieros, el cual tiene más de 50 re-ediciones y ha sido traducido a más de 40 idiomas. Además de trabajar con las clásicas teorías de oferta y demanda, también lo hizo con las teorías del bienestar, la elección pública, los ciclos económicos y las finanzas públicas.

Entre sus numerosos artículos, en octubre del año pasado Paul Samuelson escribió Adiós al capitalismo de Friedman y Hayek, criticando duramente las ideas neoliberales que provocaron la actual crisis económica global.

Quisiera destacar algunos de los contenidos de este artículo publicado en El País el 26 de octubre de 2008.

“Los sistemas de mercado no regulados acaban destruyéndose a sí mismos. ¿Ha llegado el sistema de mercado a su fin? Como persona apegada a los valores tradicionales, espero que no. Mil años de historia económica atestiguan objetivamente lo indispensables que son los sistemas de mercado.”

“¿Qué es entonces lo que ha causado, desde 2007, el suicidio del capitalismo de Wall Street? En el fondo de este caos financiero, el peor en un siglo, encontramos lo siguiente: el capitalismo libertario del laissez-faire que predicaban Milton Friedman y Friedrich Hayek, al que se permitió desbocarse sin reglamentación. Ésta es la fuente primaria de nuestros problemas de hoy. Hoy estos dos hombres están muertos, pero sus envenenados legados perduran.”

“Siempre que miraba al exterior por las ventanas de la universidad veía tasas de desempleo cercanas al 50%. (La situación en la Alemania prehitleriana era más o menos la misma). Nada de eso cuadraba con lo que se escribía en los libros de texto que me mandaban leer.”

“¿Cómo se las apañaron el benévolo presidente Roosevelt y el pérfido Adolf Hitler para restaurar casi el pleno empleo en los seis largos años que siguieron a 1933? Lo que finalmente resolvió el problema fue un enorme gasto deficitario que aumentó la deuda pública. Esta historia, tal y como yo acabo de contarla, no se encuentra en casi ninguna de las tesis doctorales de las grandes universidades privadas después de 1970. (Evidentemente, la ciencia mejora y desmejora).”

“El fomento deliberado de la desigualdad no aceleró la productividad total de los factores en Estados Unidos. Por el contrario, la obscena subida de los emolumentos de los altos directivos volvió disfuncional todo el sistema de gobernanza empresarial. Los directores generales de carrera se lo montaron muy bien contando mentiras sobre los verdaderos beneficios de las empresas. Incluso después de que los descubriesen, se fueron al banco con una sonrisa de oreja a oreja.”

“Dejen sitio en el juzgado para las tres grandes agencias de clasificación: Fitch, Moody's y S&P-McGraw Hill. Se supone que sólo dan aprobaciones AAA al material seguro. Pero si una de las tres se volviera objetivamente veraz, las otras dos se quedarían con todo el negocio. Eso apesta a conflicto de intereses. Que tome nota el Congreso.”

Samuelson califico a la “nueva ingeniería financiera” de "diabólicos monstruos Frankenstein" que nos permite pasar del apalancamiento cero hasta, pongamos, un apalancamiento de 50 a 1, criticando también que nadie aprendido la lección de 1998, cuando Long Term Capital Management (LTCM) estuvo a punto de quebrar y necesitó un rescate pactado por parte del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Samuelson no rechaza la idea del individuo racional que persigue su propio interés, pero matiza que no siempre las personas actúan racionalmente. De ahí que rechace el determinismo económico y señale la importante influencia del azar, matizando que algunos individuos tienen más suerte que otros, lo que amplifica las desigualdades y genera desequilibrios que deben de ser reducidos por la intervención del Estado para equilibrar los niveles de vida. Sus conclusiones apuntaban a que, aunque el mercado no aseguraba automáticamente el equilibrio en las economías capitalistas, los países podían controlar exitosamente tanto la depresión como la inflación a través de políticas fiscales y monetarias adecuadas.

Fue criticado por los monetaristas que le colgaron la etiqueta de “keynesiano intervencionista”, así como por algunos keynesianos que le imputaban haber “distorsionado” el mensaje de Keynes.
Entre sus alumnos más destacados se encuentran el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, recientemente elegido por la revista Time “personaje del año" 2009, por la forma en que tomó medidas en el marco de la peor crisis financiera desde la 'gran depresión' de los años 30, así como el también Novel de economía y columnista del New York Times Paul Krugman y Christina Romer, directora del Consejo de Asuntos Económicos de la Casa Blanca.


Es destacable que Samuelson fue uno de los primeros economistas en generalizar y aplicar métodos matemáticos desarrollados para el estudio de la termodinámica a la economía. En 1947 Samuelson publica Fundamentos del Análisis Económico basándose en el Principio de Le Châtelier aplicando los métodos de la termodinámica clásica del científico norteamericano Willard Gibbs, específicamente su documento On the Equilibrium of Heterogeneous Substances (1876).

Siguiendo las enseñanzas de Wilson, Samuelson estableció el método de estática comparativa en economía. Este método explica los cambios en la solución de equilibrio de un problema de maximización obligada (económica o termodinámica) cuando una de las restricciones es marginalmente reforzada o relajada.

El uso por Samuelson del Principio de Le Châtelier probó ser una herramienta muy poderosa y se difundió su uso en la economía moderna. Los intentos de utilizar analogías entre la economía y la termodinámica vienen desde Guillaume y Samuelson.

En 1908 Henri Luis Le Chatelier reformulo el principio que lleva su nombre en los siguientes términos:

“La modificación de alguna de las condiciones que puede influir sobre el estado de equilibrio químico de un sistema, provoca una reacción en un sentido tal que tiende a producir una variación de sentido contrario de la condición exterior modificada”. A continuación explica: “Un aumento de la temperatura provoca una reacción que tiende a producir un descenso de temperatura, es decir, una reacción con absorción de calor. Un aumento de la presión produce una reacción tendente a producir una disminución de presión, es decir, una reacción con disminución del volumen”.

Este principio se ha relacionado con las ideas de los filósofos griegos Teofrasto y Aristóteles, según los cuales la naturaleza actúa oponiéndose a las infracciones de sus normas para conservar sus leyes, reaccionando contra cualquier cambio.

1 comentario:

  1. Hola

    Te invito a que añadas tu sitio a un directorio de enlaces, te esperamos en www.dondirectorio.com (pr4)
    Saludos

    ResponderEliminar