sábado, 19 de junio de 2010

EL CHISTE DE LA REFORMA LABORAL

Hoy he leído el siguiente chiste en una revista:

Un matemático, un estadístico y un economista presentándose a una entrevista para el mismo trabajo. El entrevistador llama al matemático y le pregunta “¿A que es igual dos más dos?” “A cuatro”, replica el matemático. “¿Cuatro exactamente?”, pregunta el entrevistador. Sumamente sorprendido el matemático mira al entrevistador y responde “Si cuatro exactamente”. Luego el entrevistador llama al estadístico y le realiza la misma pregunta “¿A que es igual dos más dos?” El estadístico responde en promedio, cuatro, con más-menos 10% de confianza, pero en promedio, cuatro”. Por último el entrevistador llama al economista y plantea la misma pregunta: “¿A que es igual dos más dos? “El economista se levanta, cierra la puerta, baja la persiana, aproxima su silla a la del entrevistador y, en voz baja, dice “¿A QUE DESEA USTED QUE SEA IGUAL?”, a lo que yo añadiría ¿ A QUE DESEA USTEDE QUE SEA IGUAL PARA DESPEDIR MÁS BARATO?. Independiente de que la mayoría de empresarios no contratarían a este economista ya que son personas serías que pagan sus impuestos, no piensan en despedir a sus trabajadores, sino que en muchos casos empeñan sus patrimonios pensando que los problemas se solucionaran y que no habrá que prescindir de ningún trabajador, quitan adelante sus empresas con gran esfuerzo, apostando por sus empresas cuando nadie apuesta por ellas, cuando las entidades financieras entienden por capital riesgo, capital para mi y riesgo para ti, independientemente de todo ésto habría algunos otros que si contratarían a este economista.

A esta entrevista también mandaría a un empresario de una subcontrata de la construcción que contestaría, a la pregunta “¿A que es igual dos más dos?”, en teoría deberían de ser cuatro, pero uno se lo queda el estado, otro la seguridad social, otro me lo deben los Ayuntamientos y otro lo paga una gran constructora a 210 días. Así que como también tengo que pagar a los obreros, los materiales y los créditos bancarios me quedan –3.

En la misma revista leí un párrafo que dice:

La mayoría de las veces no se logran mejoras importantes porque no se prueban nuevas formas. Una máxima dicta que “si sigues haciendo lo de siempre obtendrás los resultados de siempre; si quieres algo mejor tendrás que hacer otras cosas”

Y con esta reforma laboral los resultados que podemos esperar en mi opinión son los de siempre.

Entiendo que una empresa no debe verse abocada a cerrar por tener que verse en la necesidad de despedir trabajadores, pero sinceramente creo que más que los jueces, en todo caso debería de crearse una figura con formación similar a los inspectores de hacienda que analice, oriente al empresario y decida si la situación de la empresa requiere despidos, remitiendo en todo caso luego un informe al juez. Por otra parte esta misma figura debería de utilizarse como un paso previo al concurso de acreedores, que ha demostrado su total ineficiencia al acabar la mayor parte de las empresas que concurren a él en liquidación.

En este caso estoy totalmente de acuerdo con Mariano Rajoy cuando pronostica conflictos en los tribunales, aunque espero con gran interés la propuesta de reforma laboral del nuevo Partido Popular de los Trabajadores (PPT).
Seguimos haciendo lo mismo y los resultados serán los mismos, y lo que yo me pregunto es si la tan ansiada reforma laboral con un despido más barato no llega justo en el momento oportuno para despedir cargándole 8 días al FOGASA a los trabajadores que se despidan en los procesos de reestructuración de las Cajas de Ahorros.

8 comentarios:

  1. Que una reforma laboral, se base únicamente en el coste del despido, es como querer apagar un incendio soplando.

    El problema del mercado laboral está en el sistema productivo español, que es lo que hay que cambiar realmente. La reforma es sólo un parche temporal, para 'revitalizar' la actividad empresarial, o bueno, eso debería ser.

    En lo que se debe centrar la reforma es en los trabajadores que trabajan: sueldos, productividad, condiciones laborales, motivación, formación..., y no tanto en los trabajadores que ya no trabajan: despidos, subsidios, ayudas familiares..., que es justo en lo que hace esta reforma.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Jose.

    Estoy de acuerdo contigo en que la reforma no se debe basar solo en el despido, debería de ser mucho más profunda, pero si aún por encima las causas para hacer efectivo un despido más barato son confusas, tendremos un buen churro montado.

    Creo que el problema de fondo, no es el coste del despido, creo que es la contratación temporal y el abuso de ella que ha viciado el mercado laboral, tanto por la parte de las empresas como por parte de los trabajadores. Cuando los trabajadores se acostumbran a estar un año trabajando, luego cobrar el paro y cuando se acaben paro y subsidios volver a trabajar, es algo muy negativo para el mercado y caro para las cuentas del estado. Además cada vez estoy más convencido que los trabajadores acostumbrados ya a encadenar contrataciones temporales y ver como las promesas de incorporarse a las plantillas fijas nunca se cumplen, al final acaban bajando en muchos casos su rendimiento.

    Soy un firme partidario de eliminar la mayor parte de las modalidades de contratación temporal, y dejarlas solo para las empresas con temporalidad o proyectos concretos, que tengan que justificarse algo más que con el actual contrato por obra y servicio. En todas las demás contrataciones creo que debería existir un único contrato con una indemnización por despido progresiva. Con esta medida si un trabajador hace bien su trabajo, se integrara paulatinamente en la plantilla permanente (que no fija) de la empresa.

    Al final el gobierno abarata el despido, pero esto dudo que genere empleo, quizás pueda evitar que empresas con problemas se vean abocadas al cierre. Pero en todo caso esto tendría que haberse hecho mucho antes. Por otra parte, las altas indemnizaciones por despido pueden haber provocado el cierre de muchas empresas, pero también evitan que en este mundo de locos las multinacionales hayan despedido a miles de trabajadores ante una perspectiva de bajada de beneficios.

    Lo que más me mosquea es que después de reclamar tanto la reforma laboral el Gobernador del Banco de España, llegue a punto para los despidos que se avecinan en el sector bancario, y cuando probablemente ya casi todas las PYMES que se podían haber beneficiado de esta medida ya están cerradas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Primero hay que solucionar la confianza de las personas en que hay soluciones, primero hay un problema psicologico y sociologicos, la demanda se va parando y asi nunca se creara empleo por mas reformas que se hagan.

    Es un error no explicar bien a la ciudadania que esta pasando y las soluciones.

    interesante te pases por aqui
    http://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/512128-solucion-crisis#comentario_512468

    ResponderEliminar
  4. El joven economista Fernández-Villaverde, recien premiado, relaciona la falta de confianza en la economía española y los insistentes rumores sobre su mala salud conque “la política de comunicación del Gobierno ha sido muy mala. Y se necesita una coherente y consistente”.
    Sostiene que “hay que ir a los mercados y decirles: “tenemos dificultades, pero se pueden resolver haciendo A, B y C”. Se debe evitar que uno diga A, otro B y otro C. Se necesita un Gobierno coherente y consistente. La sensación de que aquí hay un plan”.
    Sobre los rumores que se han lanzado sobre España, Fernández-Villaverde asegura que no entiende “la estrategia de Alemania respecto a la situación española, porque si hay problemas en España, los alemanes van a sufrir”. Argumenta que “los que estamos tomando prestado somos nosotros, pero ellos nos han prestado, por tanto si España tiene problemas, ellos también los tendrían”.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo Ramón, sin confianza no hay consumo y el consumo es la piedra angular de la economía. En septiembre del año pasado ya e se andaba a martillazos con la piedra angular de la economía y la descoordinación empezaba a verse a todos los niveles.

    http://lacrisisdelcapitalismo.blogspot.com/2009/09/martillazos-con-la-piedra-angular-de-la.html

    Esta crisis me recuerda a las batallas cuando un ejercito va perdiendo y el caos impide cualquier contraataque medianamente ordenado. Al final los mercados parece que van a ganar la guerra y un nuevo neoliberalismo en el que las perdidas de los bancos y grandes multinacionales se socialicen repercutiéndolas vía impuestos parece que se impondrá.

    ResponderEliminar
  6. La estrategia de Alemania es la de ejercer una presión constante sobre sus endeudados socios para evitar que ni tan siquiera se les pase por la cabeza unirse unos cuantos y endeudados socios de la Unión Europea para hacer frente a los bancos alemanes. Quizás habría que plantar batalla en lugar de ponerse panza arriba.

    Tal y como dice Fernández-Villaverde si hay problemas en España, los alemanes van a sufrir”. ya “los que estamos tomando prestado somos nosotros, pero ellos nos lo han prestado, y por tanto si España tiene problemas, ellos también los tendrían”.

    Hay un refrán que dice que cuando debes un millón a un banco tienes un problema, pero cuando debes mil millones, el problema lo tiene el banco”.

    ResponderEliminar
  7. Te dejo un enlace muy interesante, relacionado con los temas que te interesan
    http://dialogoseconomicos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ramón, leí un poco y parece interesante. Incluiré el enlace en entropía económica y lo seguiré leyendo cuando tenga tiempo.

    ResponderEliminar