viernes, 11 de febrero de 2011

MUBARAK ELIGE SU DESTINO, MORIR EN EGIPTO RODEADO DE SUS TESOROS Y MASACRAR A SUS ESCLAVOS SI ESTOS NO CESAN SUS PROTESTAS.

"Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus Ríos, sobre sus canales, sobre sus estanques y sobre todos sus Depósitos de agua; y ellas se Convertirán en sangre." Habrá sangre en toda la tierra de Egipto, hasta en los baldes de madera y en las vasijas de piedra.

Éxodo 7:14-11:10

Antiguamente los faraones se enterraban en pirámides rodeados de sus tesoros, pero en la actualidad las cosas han cambiado, y así enterrado el gran faraón Madoff en su pirámide financiera ya tenemos un nuevo sustituto, pero este más legitimado que el anterior ya que aparte de la fortuna ostenta el poder en la tierra de los faraones, donde a sus 82 años parece que todavía no ha completado los años de cotización para jubilarse, todo un ejemplo para los que protestamos porque nos alargan la edad de jubilación.

Pero hablemos del tesoro de este faraón, que es la envidia  de los faraones del antiguo Egipto, los cuales ahora ya no solo no permanecen enterrados junto a sus riquezas sino que ven sus restos esparcidos por el museo del Cairo, se estima que la fortuna personal de este servidor del interés publico, de este patriota, de este fiel aliado de occidente al que ahora Alemania ofrece asilo (¿donde estará la fortuna de Mubarak?) oscila entre los 40 y los 70 mil millones de dólares, mientras que la deuda externa publica y privada de Egipto en 2009 se situaba en 28,45 mil  millones.

Tenemos pues el faraón ya con la venda puesta en los ojos, el tesoro y dos pirámides a elegir una financiera donde albergar su fortuna y otra de corrupción donde se oculta su sequito, pero lamentablemente los restos mortales de este faraón parece que no encontrarán una pirámide donde reposar, y tendrá suerte si no acaban como los de las momias del museo del Cairo que fueron decapitadas y esparcidos sus restos por el suelo.

Pero eso si, como buen faraón que es, antes de morir quiere que unos miles de sus bien amados súbditos le acompañen si muere en Egipto, o también tiene las opciones de masacrar a su pueblo y luego levantar una estatua en la plaza Tahrir al salvador de la nación, o marcharse como una rata a disfrutar de su fortuna a algún recóndito lugar donde recordar su patriotismo al frente del caza que pilotaba, porque a partir de ahí perdió el camino y se convirtió en una basura digna de ser arrojada a los buitres del desierto para que coman de él si es que no lo vomitan.

1 comentario:

  1. Acaban de tirar la basura en Egipto. Mubarak se va y en Zúrich, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Suiza, Lars Knuchel, ha anunciado la congelación de los activos que Mubarak tiene en el país. ¿Se haran bien las cosas esta vez?

    ResponderEliminar