lunes, 14 de marzo de 2011

LA MINIMIZACIÓN DE LOS DESASTRES Y LOS AGUJEROS NEGROS DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL



Cuando el 26 de abril de 1986 aconteció el accidente nuclear más grave de la historia, las autoridades de la URSS minimizaron en un primer lugar la gravedad de los hechos y no fue hasta el 14 de mayo cuando el secretario general Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso informe en el que reconocía la magnitud de la tragedia.

Ya en España, cuando el 19 de noviembre de 2002 el petrolero monocasco Prestige se fue a pique con 77.000 Tm de fueloil a 250 Km de la costa española, el Vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy y portavoz del Gobierno, afirmaba el 23 de noviembre que “no es en ningún caso una marea negra, se trata sólo de manchas muy localizadas”, y el 5 de diciembre de 2002 que parecen salir del petrolero unos pequeños hilillos con aspecto de plastilina. Por otra parte es destacable que el Prestige ya era un enfermo terminal y desde 2001 corría el riesgo de hundirse por fallos en su estructura. En este siniestro el capitán se negó durante horas a ser remolcado con el objetivo de ganar tiempo y dinero, a la espera de obtener un remolque más barato.

Y ahora le toca a Japón en una tragedia nuclear que todavía esta por escribirse, en la cual la central nuclear de Fukushima parece una bomba de relojería en la cual sus reactores parecen alternarse para saltar por los aires. Además la planta nuclear en Tokai, a 120 kilómetros de Tokio tiene problemas de refrigeración, tras el fallo de dos de sus tres generadores eléctricos. Sin embargo en este caso las autoridades dicen enfrentarse "la crisis más grave desde la II Guerra Mundial", quizás Japón que se anticipo a la crisis financiera internacional con una década perdida con origen en una burbuja que se produjo en los precios de los inmuebles y las acciones durante los años ochenta y que estalló de forma progresiva en los primeros años noventa, halla aprendido a no minimizar los problemas, ya que para solucionarlos hay que ser plenamente consciente de su magnitud.

Y es que aquí en España, con un presidente que hasta hace no mucho negaba la crisis y que ahora ve brotes verdes por todos lados, con una oposición basada en echar leña al monte en llamas, y con unas entidades financieras que intentan tapar la magnitud del problema que tienen, difícil solución tenemos a un problema que algunos ni tan siquiera parecen ver.Tal es así que no se entiende como hasta hace poco nuestros sistema financiero ya parecía estar saneado con las fusiones de las cajas, para al poco tiempo cifrar la Vicepresidenta Elena Salgado las necesidades financieras de nuestras entidades en 20.000 millones para ser corregida al poco tiempo por la agencia de calificación Moody's que considera que el coste total de reestructurar el sector financiero probablemente se acercará a los 40,000-50,000 millones de euros, y eso en un escenario no muy pesimista elevando las necesidades de recapitalización en un escenario de mayor tensión hasta los 110,000-120,000 millones de euros, datos que corregía el Banco de España por la tarde estimando las necesidades de reestructuración de las entidades financieras en 15.152 millones.

Y así perdidos estamos en un mar de cifras, en un agujero negro financiero de proporciones desconocidas, navegando en un buque monocasco con fallos en su estructura que consume ingentes cantidades de recursos públicos, con un modelo energético ineficiente, navegando en aguas turbulentas por no decir en medio de un Tsunami, y minimizando siempre minimizando, en lugar de abordar el problema real entre todos,  y cambiar de una vez por todas el casco de un barco dañado por un nuevo casco más sólido, en el que podamos navegar sin miedo a irnos a pique, en el que nuestro capitán gocé de nuestra confianza, los oficiales sean ejemplos a seguir y eso si navegando más lentos pero más seguros, porque todos sabemos como un Titanic con fallos estructurales se estrello contra un iceberg cuya fisonomía bien pudiera parecerse a un grafico de cualquier burbuja de la que a tanto nos gusta subirnos.




 



4 comentarios:

  1. De momento ya veremos como acaba esto de las centrales de Japón, porque lo que tiene claro todo el mundo aquí en España, es que cuando sale un dirigente diciendo que no pasa nada, ya sabemos que tenemos que salir todos corriendo, ¿pasará lo mismo en Japón?, esperemos que no, pero no me fio tampoco de sus políticos.

    ResponderEliminar
  2. Por esta vez en Japón parece que no están minimizando el problema, algo que sin embargo están haciendo en diferentes medios de comunicación responsables de distintos organismo de energía atómica, que dicen que aunque este habiendo explosiones debemos de estar tranquilos que no va a ser como Chernobyl. Pues debe de ser para estar tranquilo el ver como explosiona una central nuclear, quizás debieran dar entradas de primera fila a más de uno para que disfrute del espectáculo de fuegos artificiales.

    ResponderEliminar
  3. El agujero negro:
    Lo que se comenta es que Grecia acabara reestructurando su deuda antes del 2013 (aplicar quitas y retrasar pagos a los tenedores de bonos)
    Se comenta el Plan Brady, aplicar un intercambio de bonos. (los acreedores podrian cambiar un bono muy arriesgado, por otro que cuenta con el respaldo de la zona euro, pero debiendo asumir una pérdida (una quita) de su valor nominal.
    LAS DEUDAS SOBERANAS DE GRECIA IRLANDA, PORTUGAL, ITALIA , ESPAÑA, BELGICA Y DE TODOS LOS DEMAS PAISES INCLUIDO ALEMANIA: se deberian de CONVERTIRLAS TODAS EN DEUDA EUROPEA.
    No se sabe bien que pasara, pero si hay un riesgo de seguir con una lista de paises, actuaria con prevision,y como dice Angel seria mejor CONVERTIRLAS TODAS EN DEUDA EUROPEA
    Pero claro si los alemanes no quieren, no quieren.(se dice que deberian reformar sus leyes)
    El Plan Brady se aplicó en Sudamérica cuando la Banca Norteamericana saneó su agujero negro muy inferior al que ahora tiene la Banca Europea, El Plan Brady se aplicó diez años más tarde de cuando se debía haber puesto en marcha. En Europa se han perdido cuatro. Y la solución fue la misma que se propone para Irlanda, Grecia y Portugal, y a continuación España e Italia y Bélgica. Una quita del orden del 30 al 40 % ,excepto a Argentina, que de media debió alcanzar el 70%

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión los inversores deberían asumir los riesgos íntegros de sus inversiones, el problema es que muchos de estos inversores canalizan sus inversiones a través de fondos que tienen más poder que muchos estados. El rescate de los bancos y posterior endeudamiento público traslado la patata caliente a los ciudadanos a los que nos están friendo subiendo impuestos, tipos de interés, carburantes (no olvidemos que su subida por mucho que nos vendan la moto de que quieren que ahorremos gasolina supone una mayor recaudación del estado vía impositiva), etc. La necesidad de una deuda publica europea ya la defendía en noviembre de 2010, cuando casi no se hablaba de ella, pero los alemanes se niegan a ella y prefieren los rescates que garanticen que el sufrimiento de los ciudadanos para pagar unas deudas que le han sido trasladadas por unos políticos al servicio de unos intereses, que no coinciden con los de la mayoría de sus votantes.

    El plan Brandy puede ser una buena opción, pero en una Europa que se supone unida, el primer paso antes de hacer quitas que mermen la solvencia de la unión debería de ser una deuda única europea.

    ResponderEliminar