jueves, 28 de abril de 2011

CON LA RECETA DE LA TORTILLA EN LA MALETA



No nos olvidemos de meter en ella el chorizo para recordar a nuestra España, ya que depende del destino a donde vayamos podemos tener chorizos mejores o peores. Pero el chorizo es lo de menos, llevemos la receta de la tortilla de patatas para acordarnos de los huevos que les faltaron a algunos para mezclar en una tortilla que debiera de haberse hecho con los huevos de todos y que a muchos les faltaron.

Y así nuestra clase política, cuya principal prioridad es mantener sus privilegios y mantener o incrementar su cuota de poder, a falta de huevos para freír nos fríen a impuestos y permiten que los monopolios de servicios básicos como la electricidad nos electrocuten con subidas desorbitadas de tarifas.

Desgraciadamente es esa falta de huevos la que hace que los políticos de toda Europa que deberían defender el bienestar de sus ciudadanos adoren al Dios de los mercados y nos condenen a pagar la crisis a los ciudadanos mientras los que la provocaron se deben de estar tronchando de risa desde sus cargos o sus jubilaciones doradas.

Y lamentablemente, muy lamentablemente los huevos que les faltan a nuestros políticos tienen que ponerlos muchos ciudadanos, que una vez perdida la esperanza en encontrar un trabajo digno, que han perdido la confianza ya no solo en nuestros políticos sino en nuestro país, se vean obligados a hacer las maletas y buscarse la vida en otro país.

Y así la se habla de una generación perdida, de polígonos industriales fantasmas, de parados de larga duración de difícil reinserción laboral, de la dificultad de encontrar trabajo a partir de los 40 años cuando nos quedan 27 por trabajar, y así se habla, se habla y se vuelve a hablar.

Queremos soluciones ya, no nos queremos marchar, amamos nuestro país, nos gusta la tortilla de patatas, la paella valenciana, la fabada asturiana y el chorizo de Pamplona. Pero queremos un nuevo país, donde nuestros jóvenes muchos de ellos con una excelente formación tengan un futuro y donde no nos gastemos el dinero en formar ingenieros y médicos para que emigren al extranjero.

Y lo que no queremos es unirnos a las listas del paro, deambular por un desierto económico, ver como nuestros hijos pierden la esperanza de entrevista en entrevista de trabajo (si tienen la suerte de que los llamen), y no queremos tener que emigrar por falta de oportunidades para unirnos al 1.702.778 que 1 de enero de 2011 residían en el extranjero según los datos del Padrón de Españoles en el Extranjero (PERE) y que se han visto incrementados en un 8,2% en el último año.

4 comentarios:

  1. Yo estoy empezando a pensar que lo que tenemos realmente es una crisis política. Prima más la ambición política que la política social, y donde todo se hace dependiendo de la rentabilidad económica del bolsillo del político de turno, en vez de hacerlo dependiendo del de la sociedad y la economía de empresas y trabajadores.

    Mientras no solucionemos este mal endémico que actúa como un cáncer, desde dentro y sin hacer ruido, vamos a tardar muchos años en salir de esta situación. Ya no son los bancos los culpables, son los políticos.

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo José, no tenemos la tortilla que necesitamos, que los políticos se unan en una situación como la actual para solucionar los problemas de los ciudadanos, lo que tenemos es una tortilla de chorizos, se unen y se protegen para saquear las arcas públicas, defender e incluir a los tránsfugas, minimizar los casos de corrupciones y chorizadas varias, etc, etc. Creo que se ha juntado la peor crisis con los peores políticos.

    ResponderEliminar
  3. Queda muy feo por parte de los politicos tapar bajo la manta, las vergüenzas de unos y de otros, que se vayan todos y vengan gente politica nueva con liderazgo con ganas de emprender de relanzar un pais, de hacer un plan de desarrollo 2012-2022. Hace un par de meses que contacto con el CDL, intercambiando ideas, y "son diferentes" hay empatia ganas de trabajar como politicos honestos. RqueR

    ResponderEliminar
  4. Creo que como esto siga así la manta se va a quedar corta. Lo único que sobran son ganas de llenarse los bolsillos.

    ResponderEliminar