lunes, 6 de junio de 2011

15 DE MAYO: UNA GUÍA PARA UN NUEVO AMANECER

Y llego el día en que las plazas quedaron en silencio y las palomas volvieron a comer las migas de pan que les tiraban. Pero el fuego no se apago, se separo en antorchas que sirvieron de guías para conducir la noche a un nuevo amanecer.


"A mí me parece, mi muy querido Sereno, que Atenedoro se sometió demasiado a las circunstancias y que huyó demasiado pronto.  Pues no niego que alguna vez hay que ceder, pero poco a poco, a paso lento, salvando las banderas y el honor militar; son más sagrados para los enemigos y están más seguros los que se rinden con las armas en la mano.  Pienso que esto es lo que ha de hacer la virtud y el aficionado a ella.  Si prevalece la fortuna y le corta la facultad de obrar, no huya luego volviendo la espalda desarmado y buscando dónde esconderse, como si hubiese algún lugar en el que no le pudiera perseguir la fortuna, sino mézclese más parcamente a los cargos públicos y busque con discernimiento algo en que sea útil a la ciudad.  ¿No se puede entrar en la milicia?  Busque los cargos civiles.  ¿Ha de vivir en privado?  Hágase orador.  ¿Se le impone silencio?  Ayude a los ciudadanos de manera callada.  ¿Es peligroso para él entrar en el foro?  Haga en las casa, en los espectáculos, en los convites, de buen compañero, de amigo fiel, de templado comensal.  ¿Perdió sus deberes y derechos de ciudadano?  Cumpla los de hombre.  Por eso con verdadera grandeza de ánimo no nos hemos recluido en las murallas de una ciudad, sino que hemos establecido comunicación con todo el orbe y hemos profesado que nuestra patria es el mundo, para que pudiéramos dar más ancho campo a la virtud.  ¿Se te cierra el tribunal y no te dejan hablar en la tribuna o en los comicios?  Mira detrás de tí cuántas amplísimas regiones y cuántos pueblos te están abiertos.  Nunca se te cerrará una parte tan grande que no te quede otra aún mayor.  Pero mira bien no vaya a ser todo esto culpa tuya por no querer servir a la República sino como cónsul o pritano o cerice o sufeta.  ¿Es que para ser militar, no quieres sino ser general o tribuno?  Aunque otros estén en primera fila y la suerte te haya colocado en la retaguardia, pelea desde allá con la voz, con la exhortación, con el ejemplo, con el ánimo: aun con las manos cortadas encuentra la manera de ayudar en el combate a sus partidarios quien permanece en pie y anima a los otros con sus gritos.  Así has de hacer tú también.  Si la fortuna te separa de los primeros puestos de la República, permanece firme y ayuda con tus voces, si alguien te aprieta la garganta, permanece en pie y ayuda con tu silencio.  Nunca es inútil el trabajo de un buen ciudadano; está aprovechando con que se le oiga y se le vea, con el rostro y con el gesto, con su obstinación callada y hasta con sus mismo pasos.  Como ciertas medicinas que, sin tomarlas ni tocarlas, aprovechan sólo con olerlas, así la virtud difunde su utilidad aun desde lejos y oculta.  Ya venga holgura y use de su derecho, ya sean precarias sus salidas y venga obligada a recoger sus velas, ya esté ociosa y muda y recluida en estrecheces, ya esté en público, cualquiera que sea su situación, sirve de provecho.  ¿Por qué piensas que es de poca utilidad el ejemplo del que retirado vive bien?  Con gran diferencia lo mejor de todo es mezclar el ocio con los negocios siempre que la vida activa está impedida o por obstáculos naturales o por las condiciones de la República; porque nunca se cierran tan por completo todas las cosas que no quede lugar para una acción honesta."

SÉNECA

"DE LA TRANQUILIDAD DEL ÁNIMO"

7 comentarios:

  1. Te veo un poco filosófico últimamente, no? ;)

    joseamoros

    ResponderEliminar
  2. Bueno, un poco, me encontré este texto de Seneca buscando otra cosa y realmente parece que se adapta a la realidad muchos años después.

    ResponderEliminar
  3. Jose Ramón te veo blandito pero segun están las cosas necesitamos hablar alto para que nos escuchen y los políticos les cuesta mucho arrimar el oido a lo que les decimos, se encuentran muy alejados de la relidad pero tendrán que escucharnos.Un saludo afectuoso de tu amigo Miyares

    ResponderEliminar
  4. Tal como dices en tu blog se palpa la desorganización y lo mejor sería levantar el campamento y empezar otra fase, en cuanto a las plazas en silencio y comer las migas de pan, es en tono irónico y lo que invito es a la reacción. Pero esta reacción tiene que trasladarse ya a otros escenarios y Seneca nos da una lección de cómo hacerlo. En mi opinión se deben de centrar en objetivos más alcanzables a corto plazo e intentar conseguirlos. Creo que la acampada ha sido una excelente idea que ha trasladado el malestar de la ciudadanía a la clase política poniéndola en jaque.

    ResponderEliminar
  5. Excelente blog, y filosófico artículo. Gracias por visitarme como amigo.

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  6. Muchas Gracias Mark.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. Veo que te sube los comentarios como anónimo,Jose Ramon yo estuve tambien unos días con ese problema e incluso no me los publicaba.Luego se arregló sólo.No se que es lo que pasa.Muy buena tu explicación hay que poner etapas cortas pero realizables para que la gente no se desanime.Un saludo

    ResponderEliminar