martes, 30 de agosto de 2011

EL PERRO QUE MEO EN MI PORTAL Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Esta mañana llega al congreso la reforma constitucional sobre el artículo 135 de la Constitución que establecerá un techo al déficit, además esta mañana también vendrá a mear el mismo perro que se suele orinar en mi portal.

Y es que marcar el territorio es algo que hacen los perros cada vez que se orinan por cualquier esquina, que es lo mismo que hace Trichet cuando  nos insta a establecer un techo al déficit en nuestra Carta Magna (entiéndase marcar el territorio) , convirtiendo una medida que a mi entender es positiva en una sumisión de los Estados, no se si como dicen algunos a los mercados o al poder financiero encarnado en este caso en el BCE y a su emperador Trichet.

Sin embargo, y aunque hay quien dice que con esta medida se hipoteca el estado del bienestar, nuestro bienestar no se puede sustentar gastándose el dinero que nos prestan los demás, por lo que para sustentarlo debemos de generar los recursos necesarios para mantenerlo. En mi opinión, es necesario priorizar los gastos, ya que si por ejemplo no hay para sanidad difícilmente se me hace entendible invertir en ciudades de la cultura como la de Santiago de Compostela. Además de priorizar es vergonzante que sean algunas personas adineradas de Europa las que tengan que pedir una mayor carga fiscal para ayudar a sus países, me explico, lo que hacen estos ricos es muy loable, pero deberían de pactarse a nivel europeo medidas fiscales para que la rentas más altas realicen un mayor esfuerzo que pueda traducirse en un mayor desahogo de las arcas públicas sin que sean los ricos los que tengan que pedir pagar más impuestos.

Pero además de marcar techos al déficit, se deberían de poner otros techos como por ejemplo a los sueldos de determinados cargos políticos de nuestras administraciones públicas, ya que no es de recibo que en algunos municipios tengamos alcaldes que ganan más que el presidente del Gobierno.

Considero por tanto un deber de Europa y para toda Europa, el fijar techos a los sueldos de nuestros representantes públicos en función de la responsabilidad y la representación, así como poner techos al número de representantes del pueblo en función de la población y luego cada cual que se los reparta como quiera, porque al igual que la falta de representación del pueblo puede ser un problema, también lo es la excesiva representación.

Además las distintos niveles de la administración del Estado deberían dejar de ser como los perros que marcan con sus orines el territorio que delimita su zona de acción y deberían reformarse en función de criterios como la eficacia y la eficiencia, algo que sin duda redundaría en el beneficio de la ciudadanía que las sustenta con los impuestos que pagan.

Y por último, puestos a reformar, hay un principio en contabilidad que se llama de la imagen fiel y que debería aplicarse a nuestra Constitución, ya que hay artículos como el 35 que parece que hablan de otro país diferente al nuestro, este artículo dice “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Publicado en el Faro de Vigo el 01/09/2011

2 comentarios:

  1. Buen artículo.La deuda pública es fundamental para reactivar el flujo circular de la renta e implementar una política keynesiana. Las medidas sugeridas por la UE (Alemania) no son aplicables por igual en esta Unión Virtual (el Euro y poco más…). España, con un paro del 20%, no puede tener las mismas limitaciones de endeudamiento que Alemania…¿Imaginan que se obligase a todos los ciudadanos a limitar su endeudamiento con un mismo porcentaje? Es fácil deducir que para los ricos no supondría mayor problema, pero los más desfavorecidos lo tendrían muy complicado para poder invertir, crear un negocio, consumir etc…

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. El principal problema del endeudamiento es que debe de hacerse para crear riqueza, si una empresa, organismo público o particulares se endeudan recurrentemente para cubrir la diferencia entre sus ingresos y gastos a corto plazo la situación se hace insostenible. Primero y antes de limitar el endeudamiento por ley se debería limitar en que se gasta el dinero de nuestros impuestos.

    ResponderEliminar