sábado, 4 de febrero de 2012

DE GUINDOS, EL SCORING, EL CIS Y LA FLACIDEZ DEL CRÉDITO.

Comenzare definiendo algunas de las palabras del titulo por si algún lector es profano a estos términos.

  • Flácido, según la Real Academia Española, es algo flaco, flojo o sin consistencia.
  • CIS o Centro de Investigaciones Sociológicas, es un organismo autónomo de carácter administrativo, con personalidad jurídica y patrimonio propios, adscrito al Ministerio de la Presidencia, cuya principal finalidad es el estudio científico de la sociedad española, principalmente a través de la investigación mediante encuesta.
  • Scoring es un sistema de evaluación automática de solicitudes de crédito que permiten evaluar una solicitud y determinar si la operación es viable o no, asociando a cada variable de la solicitud una puntuación de manera que se obtiene la probabilidad de mora del crédito. Obviamente la capacidad de devolución de la deuda es la variable de mayor relevancia dentro del tratamiento de información relacionada con la operación.
  • Y por si alguien no lo conoce Luis De Guindos es nuestro nuevo ministro de Economía y nos acaba de presentar la nueva reforma del sistema financiero con la que pretende que vuelva a fluir el crédito.

Unidos todos los ingredientes, nos centraremos primero en el último estudio del CIS que nos dice que:

  1. El 69,9 % de los españoles considera que la evolución de su economía familiar será igual o peor en los próximos seis meses, unas perspectivas que no eran tan malas desde los momentos más duros de la crisis a principios de 2009, por lo que obviamente es de esperar una reducción del consumo.
  2. El 60% de la muestra prevé una subida de precios y otro 40% un aumento de los tipos de interés, por lo que es de esperar que reduzcan su consumo.
  3. Los ciudadanos consideran que la situación económica actual se ha deteriorado y piensan que empeorará aún más, sobre todo en lo que respecta a su economía doméstica, por lo que las expectativas para el consumo no son buenas.
  4. El 57,6 % de los españoles asegura que llega justo a final de mes o que le resulta difícil hacerlo sin echar mano de sus ahorros, a los que se suma un 6,3 % que se ha visto obligado a contraer deudas para cubrir sus necesidades mensuales.
  5. El 48,3 % dice que su situación económica actual es igual que hace seis meses, mientras que el 45,9 % asegura que ha empeorado y sólo un 5,2 % afirma que ha mejorado. Quienes consideran que les va peor ahora que hace seis meses señalan como principales causas el alza continuada de precios, el estancamiento del sueldo, la situación de desempleo de algún miembro de la familia y la disminución de los ingresos del hogar.
  6. Los que creen que les irá peor en el próximo medio año apuntan al encarecimiento del coste de la vida, la congelación salarial y la incertidumbre con respecto a su situación laboral.
  7. De los encuestados, sólo el 26,5 % dice que no hay ninguna persona en su entorno que esté en paro o buscando empleo, en tanto que el 69,7 % cree que la situación para encontrar un puesto de trabajo es peor que hace medio año y el 53,5 % no espera que mejore en los próximos meses.
  8. La mayoría no ve mejores perspectivas para ahorrar ni para adquirir bienes de consumo duradero (coches, muebles, electrodomésticos) en el próximo año.

Con estos datos, unidos a la temporalidad de la contratación (cuando la hay), en torno a un 50% de los jóvenes en paro, más de un 20% de la población en paro, con las pensiones, prefiero no hablar de las pensiones, los funcionarios amenazados de rebajas de sueldo o incluso algunos que ya no están cobrando en algunos Ayuntamientos, y si ahora les bajamos el sueldo a los “pobres” banqueros intervenidos, que también verán reducido su consumo, lo que no se es quien va a consumir algo que no sea el pan de cada día.

Por lo tanto si hacemos el scoring con estos datos, nos dará una flacidez del crédito, ya que la solvencia de los solicitantes tanto particulares como Pymes se ha visto muy reducida.

Además el sector público sigue acaparando la mayor parte de la deuda.

Por lo tanto, para mejorar el crédito hay que mejorar las condiciones de los ciudadanos y Pymes para que estén en disposición y tengan confianza para consumir, porque de lo contrario no se si pretenderán dar créditos a los indigentes para que compren algún bien que se vaya a revalorizar y que puedan luego embargar para vender a mejor precio, o el crédito será para ese 6,3 % que se ha visto obligado a contraer deudas para cubrir sus necesidades mensuales, y que en muchos casos difícilmente podrán devolver pagando elevadísimos tipos de mora hasta que pierdan todo lo que se les pueda embargar.

Con lo cual piensen si tendremos fluidez o flacidez del credito. ¿Que piensan ustedes?

2 comentarios:

  1. Pienso que es necesario cambiar el actual sistema económico. No puede estropearse la vida a tanta gente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El sistema debe adaptarse a las personas, estas son las que lo tienen que manejar, no las personas al sistema y desechar los excedentes como si fueran residuos.

    Gracias por tu visita y comentario Juliana.

    ResponderEliminar