miércoles, 25 de abril de 2012

EL VACIO DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS




Si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española la palabra pleno, nos aparece lo siguiente “completo, lleno”; “entero, con todos los miembros de la colectividad que se expresa. El ayuntamiento en pleno”

Es por eso que si en el Congreso de los Diputados cuando se debaten temas tan importantes como los presupuestos más restrictivos de la historia de España y el hemiciclo se encuentra más vació que lleno, quizás deberíamos de cambiar el nombre y llamarle el “vació del Congreso de los Diputados”.

Y es que no se me ocurre que es lo tan importante que tienen que hacer todos los diputados que faltan al Congreso, así como tampoco entiendo porque las faltas reiteradas de asistencia al trabajo de un trabajador normal son motivo de despido y porque un diputado puede faltar a su puesto de trabajo sin que tan siquiera se le descuente del sueldo.

Considero muy lamentable que en el actual contexto económico en el que se pide a los ciudadanos que arrimen el hombro (entiéndase pagar más impuestos, recortes en los servicios sociales, y devaluación de las rentas al subirse precios públicos, medicinas y suministros básicos, entre otras cosas) los Diputados no asistan al “pleno” a cumplir con las obligaciones para las que fueron elegidos.

Hoy sin embargo he leído que el Ayuntamiento de Madrid sancionará económicamente a los concejales que no cumplan con sus deberes y que esto "ha sido acordado por todas las formaciones (PP, PSOE, IU y UPyD) y que los infractores perderán temporalmente algunos de sus derechos, concretamente el sueldo".

Desgraciadamente los concejales y diputados no pueden perder su condición de concejal o diputado, al ser un derecho adquirido en las urnas pero si pueden eludir las obligaciones por las que les pagamos todos los españoles.

Y es por eso por lo este consenso en el Ayuntamiento de Madrid debería extenderse a todos los cargos electos e incluso poder ser sustituidos en caso de reiteradas faltas por los suplentes que aparecen en las listas electorales de cada formación política.



3 comentarios:

  1. Es la hipocresía parlamentaria de la Partitocracia!

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Que buena objeción amigo… distes en el clavo..
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estupensa la comparación con el trabajador normal.
    Un saludo

    ResponderEliminar