martes, 3 de abril de 2012

PEARL HARBOR, LA CRISIS EN W, LA BURBUJA QUE SE PINCHO Y LA GAVIOTA QUE NOS CAGO.

A esta alturas ya es evidente de que la crisis tendrá la temible forma de W, es decir que muchos de los que aguantaron la primera ola del tsunami de la crisis, sucumbirán irremediablemente a la segunda ola.

Siempre pensé que lo bueno se vende solo, pero lamentablemente no hacen más que vendernos milongas, videos de la reforma laboral y nos dicen que estos presupuestos son para salir de la crisis al igual que la reforma laboral.

Y es que al igual que los japonés empezaron a perder la guerra el mismo día que la declararon al no invadir Pearl Harbor, ni hundir en su ataque sorpresa ni un solo portaaviones Norte Americano, esta crisis la empezamos a perder los que menos tenemos, cuando se decidió que los Estados tenían que endeudarse para rescatar a los bancos y a los especuladores.

Dejaron caer eso si, Lehman Brother, metieron en la cárcel a Madoff, pero esto paso en los EEUU, pero ¿Y en España?

A toro pasado, el gran acierto para salvar a las grandes fortunas fue el rescate bancario, las caídas bolsas fueron recuperando su valor y los especuladores parte de su dinero, mientras los planes de estimulo endeudaron a unos Estados que repartieron la miseria entre todos los ciudadanos con incrementos del IVA, IRPF, y permitiendo una escalada de los precios de los suministros imprescindibles para los ciudadanos, tales como la luz y los carburantes, por no hablar de las subidas de las comisiones bancarias al unísono y de las participaciones preferentes con las que saquearon los ahorros de muchos ciudadanos.

Pero lo que me deja más estupefacto es que el BCE fabrique dinero para prestárselo a la banca al 1% para que nos compren la deuda que se genero para rescatar al sector financiero al 3,4,5% o lo que cuadre, máxime teniendo en cuenta que gran parte de esta deuda se genero para el rescatar a la banca, no solo directamente, sino también sosteniendo el crédito del que depende el sector financiero al sustituir una importantísima parte del caído endeudamiento privado por endeudamiento público.

Lamentablemente de aquellos barros tenemos ahora estos lodos, encontrándonos ahora con que España pagará 28.848 millones en 2012, el 2,7% del PIB, por encima de los 27.300 millones del ajuste calculado.

Y aunque a mi entender, parte de los depósitos debería de haberse asegurado, el libre mercado debería de haber actuado y cada palo que aguantara su vela. Lamentablemente, para sostener las grandes fortunas se decidió meter mano en la bolsa de los pobres. Y así, cada vez nos zurran más por todos lados, los suministros de las antes ineficientes empresas públicas, muestran toda su eficiencia con servicios deficientes y precios desbocados, mientras el Estado enjuaga su déficit con el incremento de la recaudación del IVA por dichos suministros y poda el estado del bienestar.

Nos hablan de la herencia recibida, pero herencia de donde, del Gobierno Central, o también de las Comunidades Autónomas que gobernaban las gaviotas, que ahora se cagan por nosotros.

Porque si antes la gaviota se hubiera posado en la rosa, y hubieran pactado por lo menos de antemano una operación quirúrgica con la suficiente envergadura para que el enfermo se revitalizara ahora quizás no tendríamos que seguir operándonos y amputándonos derechos, aplicando quimioterapia a los parados, cercenando el consumo y vendiéndoles a los empresarios de que despidiendo más barato se salvaran de una quema, a la que muchos conducirá la caída de la demanda interna.  

Pero no nos desesperemos, todos estamos aquí, descendientes del caído imperio romano, del caído imperio español que estrello sus barcos invencibles contra las tempestades. Si aquí estamos es porque nuestros antepasados hasta aquí nos han traído, y de aquí saldremos, sino nosotros nuestros hijos y sino nuestros nietos.

Y cuando ya nadie se acuerde de lo que aquí paso, cuando nuestros descendiente estudien en los libros de historia lo que aquí aconteció, entonces los ricos buscaran nuevas formas de explotar a los pobres.



5 comentarios:

  1. Bueno, por lo menos terminas de forma optimista, después de tanta verdad lamentable.

    Tenemos que seguir quejándonos, porque es nuestro derecho al pataleo. Pero hay que pensar que de ésta saldremos, a pesar de nuestros políticos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer es que tuve mal día, se me ocurrió cambiar de operador de telefonía móvil, y bueno al final como siempre que uno se le ocurre complicarse la vida todo salio mal. Además me tome más café de la cuenta y ya ves el resultado. Pero tal y como dices, aunque nos espera un año difícil, nuestros hijos están aquí para recordarnos que el futuro es de ellos y por eso debemos de patalear para que no se lo dejen hipotecado.

      Me ha gustado volver a verte por aquí.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Un excelente artículo sobre la recurrencia cíclica de las Crisis Económicas...

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  3. Despues de leer tu texto, real y auténtico, casi que nos quedamos con la reflexión de tu comentario: el futuro es de nuestros hijos, un futuro incierto, inseguro, lleno de trampas de esos señores del dinero y de batallas campales abiertas para hacerse un hueco laboral... el futuro es de ellos pero nos tememos que tendrán que empezar de la nada.

    De acuerdo contigo, que nuestras voces y nuestro esfuerza sirva para que los amos sociales deshipotequen ese incierto futuro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no queden montes que quemar, cuando no queden mares que esquilmar, cuando todas las vacas estén locas, cuando el agua de los deshielos inunde nuestras costas. ¿comeremos los billetes?. Somos responsables del presente, pero dejemos un futuro para nuestros hijos.

      Gracias por vuestra visita.

      Un saludo,

      Eliminar