domingo, 23 de septiembre de 2012

LAS BODAS QUE NO FUERON



“Prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”

Estas palabras fueron las que oyeron este sabado en la colegiata de Sar en Santiago los afortunados novios Alberto Ruiz-Gallardón Utrera, hijo mayor del actual ministro de Justicia, y María Teresa Touriñán Morandeira, hija de un exdirectivo de la Fundación Caixa Galicia entre 1999 y el 2002.

Lamentablemente han sentido las molestias de unos indignados que en vez de arrojarles arroz y gritarles “vivan los novios” coreaban "Rajoy expoliador, preferentes solución", "Feijóo expoliador, preferentes solución"; o “Feijóo, mentiroso devólvenos o noso”.

Pero lo que de verdad es muy lamentable no es la algarabía en esta boda, sino que lo más triste son las bodas que no fueron, los sueños rotos de uno ahorradores que confiaron ciegamente en sus bancos de toda la vida y les fueron saqueados sus ahorros mientras los responsables de estos desmanes fueron indemnizados y prejubilados para que no tengan que pasar por las colas del INEM y puedan dedicarse a vivir felizmente mientras se retrasa la edad de jubilación del resto de los mortales.

Pero es que los tiempos han cambiado y se ha pasado de bodas para toda la vida a divorcios express y los ahorros de toda una vida pasan a ser incautados convirtiendo a los ahorradores en expertos inversores.

En fin VIVAN LOS NOVIOS, tanto los que fueron, como los que no fueron, como los que dejaron de serlo por culpa de ver incautados sus ahorros para su proyecto matrimonial.

5 comentarios:

  1. Por lo menos han vivido en primera persona la protesta popular (no hablo del devaluado "partido ¿popular?)...

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Y esa boda quien la ha pagado....tambien el pueblo como la de la hija de Aznar?

    ResponderEliminar
  3. Así estamos de pena y lo malo es que el túnel se alarga cada vez más y está mucho más oscuro.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No es una boda, ni un divorcio. No hay separación de bienes. Es un robo, que tenemos que denunciar hasta que los ladrones sean enviados a la cárcel.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Esto ya se pasa de castaño oscuro...pandilla de ladrones

    ResponderEliminar