miércoles, 29 de julio de 2009

ECONOMÍA PRODUCTIVA VS ECONOMÍA ESPECULATIVA

Hoy voy a comentar un artículo de La Vanguardia que me envío Ramón S. autor del blog brújula económica. El artículo en cuestión se llama “De regreso a la realidad de la economía productiva”, y se puede leer pinchando este enlace o en mis noticias destacadas.

Dudo mucho que la época de la especulación, consumismo, desborde de la avaricia y libertinaje en los mercados haya terminado. Pienso que simplemente por el momento no es sostenible, mi opinión es que es como una epidemia que azotara cíclicamente a la humanidad, ya que la avaricia es algo innato de la raza humana.

Por otra parte, tal y como comento en mi post “La mano que mece la cuna” publicado en La Voz de Galicia en la sección de cartas al director, la banca ha tomado buena nota de que sus desmanes los pagaran todos los contribuyentes, y aunque en algunos bancos se han depurado algunas cúpulas directivas y otros se verán obligados a reestructurarse, me pregunto si cuando empiece a despegar de nuevo la economía no se volverá ha hinchar el globo de un consumismo descontrolado financiado por la banca.

En mi otro post “Enterrado en la pirámide” también publicado en La Voz de Galicia, también critico que la sola caída del cabeza de turco Madoff, no será suficiente para limpiar un sistema en el que todavía existen pirámides financieras pendientes de reventar, y a buen seguro que otras se crearan, en una estafa que lleva repitiéndosele ya desde muy antiguo y que popularizo Ponzi en los años veinte.

Y en lo relativo a la herencia que se deja a las generaciones futuras, esta por ver si la aceptan ya que una herencia de deudas no es plato de buen gusto, y quizás en cualquier momento si la crisis se agudiza y se provocan los tan anunciados estallidos sociales, quizás acabe reventando todo el sistema. La pólvora ya se esta esparciendo, solo falta la chispa. Una chispa que puede ser algún muerto en alguna manifestación, cifras de paro que alcancen al 20% de la población y a un 33% de los jóvenes. ¿Quien sabe?

Por otra parte todo el que tiene algo de luces viene reclamando un pacto social entre políticos, financieros, empresarios y sindicatos, pero recientemente hemos podido ver como acabo el intento del gobierno de consensuar el pacto social entre la patronal y los sindicatos.

Yo creo al respecto que para devolver la ética en las actividades económicas, tiene que haber mucha más regulación y control. Pero que le vamos a pedir a un país donde por una televisión que ven políticos y jueces, se anuncian premios millonarios con preguntas tontas, para desplumar a algún incauto que levante el teléfono pensando en hacerse millonario.

La realidad de mercado volverá, pero no tardaremos en hinchar otra burbuja. Si no es la de la bolsa, la inmobiliaria, y sino cualquier otra vendrá.

El problema es que los fallos en el sistema generan riqueza a unos pocos, y quien sabe si estas puertas u otras no se dejaran abiertas para que alguien tome un camino que le conduzca a un rápido enriquecimiento. Algo que ha pasado desde el principio de la humanidad.

George Soros en su libro La crisis del capitalismo global dice:

"...las deficiencias de las ideas y las organizaciones institucionales dominantes sólo se hacen evidentes con el paso del tiempo…..me ha animado a buscar los fallos en todas las situaciones y, cuando los he encontrado, a aprovechar la idea. En mis tratos financieros, el descubrimiento del error ha representado a menudo una oportunidad para obtener cualesquiera beneficios que hubiera obtenido a partir de mi idea inicial equivocada"

Por último decir, que si bien es cierto que todo sistema económico debería tener por objeto mantener la calidad de vida de la población que lo sustenta, el problema es que el consumismo desmadrado también ha reportado calidad de vida a unos pocos que han rodeado su vida de comodidades, aún a costa de unas condiciones productivas lamentables en países emergentes, que a pesar de todo también han mejorado sus economías con el capitalismo global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario